Lo que necesita saber para tratar el trastorno de déficit de atención...

Lo que necesita saber para tratar el trastorno de déficit de atención con hiperactividad

396
0
SHARE

¿Su hijo no se puede quedar quieto, habla sin cesar o tiene dificultad para concentrarse y prefiere fantasear?

Entonces es posible que su hijo padezca el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH).

El comienzo de este trastorno con frecuencia se presenta entre los 3 y 6 años de edad, según el Instituto Nacional de la Salud Mental (NIMH por sus siglas en

inglés). Y no nada más es una enfermedad de la infancia: el TDAH puede continuar durante los años de la adolescencia y hasta la edad adulta.
Hay tres tipos de TDAH:

  • Inatención (dificultad para concentrarse, seguir instrucciones y terminar tareas)
  • Hiperactivo-Impulsivo (siempre en movimiento, charla demasiado e interrumpe a los demás)
  • Combinado (síntomas tanto de inatención (falta de atención) como de hiperactividad con impulsividad)
  • El diagnóstico de TDAH

    Los estudios indican que el número de niños diagnosticados con trastorno de déficit de atención con hiperactividad continúa en aumento, de acuerdo con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés). Hasta el 2011, alrededor del 11% de los niños de entre 4 y 17 años de edad (6.4 millones) habían sido diagnosticados con TDAH, en comparación con el 7.8% de 2003, según los CDC. La Dra. Tiffany R. Farchione, M.D., psiquiatra infantil que evalúa medicamentos en la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) para el tratamiento del TDAH, explica que el aumento podría deberse a un mayor conocimiento del público acerca de las enfermedades y los trastornos psiquiátricos en general.

    Los varones (13.2 %) tenían más probabilidades que las niñas (5.6 %) de que se les diagnosticara el trastorno en algún momento. Además, los varones tienen más probabilidades de presentar el tipo hiperactivo-impulsivo, el cual es más fácil de identificar que el trastorno en el niño más tranquilo que no presta atención, señala la Dra. Farchione.

    Si sospecha que su hijo pudiera tener TDAH, consulte con su pediatra o su médico de cabecera. También debe examinarse la vista y la audición de su hijo, y todo lo que pudiera contribuir a la falta de atención. El médico puede diagnosticarle TDAH a su hijo o recomendarlo con un especialista en salud mental para que le haga una evaluación.

  • Los tratamientos para el TDAH

    La FDA ha aprobado dos tipos de medicamentos —estimulantes y no estimulantes— para ayudar a dismunir los síntomas del trastorno de déficit de atención con hiperactividad y mejorar el funcionamiento de los niños desde una edad tan temprana como los 6 años.

    Pudiera parecer contradictorio, dice la Dra. Farchione, pero a pesar de su nombre, los estimulantes, mismos que contienen varias formas de metilfenidato y anfetaminas, de hecho tienen un efecto calmante en los niños hiperactivos con TDAH. Se cree que aumentan los niveles de dopamina, un neurotransmisor relacionado con la motivación, la atención y el movimiento, en el cerebro.

    La FDA también ha aprobado tres medicamentos no estimulantes para tratar los síntomas del TDAH: Strattera (atomoxetina), Intuniv (guanfacina) y Kapvay (clonidina). Estos ofrecen una alternativa útil para los niños que no toleran muy bien los estimulantes. Pregunte a su profesional de la salud qué medicamentos podrían ser los mejores para su hijo.

    Además de la medicación, algunos niños con TDAH reciben terapia conductual para ayudar a controlar los síntomas y brindarles estrategias adicionales para sobrellevar el trastorno. Los padres preocupados también pueden acudir a la escuela de su hijo y a grupos de apoyo comunitario para obtener información y asesoría sobre cómo bregar con el comportamiento producto del TDAH. “Es útil vincularse con las distintas personas que participan en la vida de un niño al momento de tratar el trastorno”, afirma la Dra. Farchione.

  • Pruebas sobre los efectos de la medicación en niños pequeños

    Los medicamentos aprobados por la FDA que están actualmente disponibles en el mercado han sido sometidos a pruebas para determinar su seguridad y eficacia en ensayos clínicos con niños de 6 años en adelante. Pero una vez que un medicamento ha sido aprobado y sale al mercado, la FDA pide ahora que se lleven a cabo ensayos clínicos con participantes de apenas 4 o 5 años.

    ”Sabemos que los medicamentos para el TDAH se recetan para niños más pequeños, y creemos que es esencial que los datos de los estudios clínicos reflejen la seguridad y eficacia para este grupo etario”, agrega la Dra. Farchione.

    De no tratarse, el trastorno de déficit de atención con hiperactividad puede tener consecuencias graves. Un niño puede atrasarse en la escuela, encontrar difícil hacer amistades y tener conflictos con sus padres, según la Academia Estadounidense de Psiquiatría Infantil y del Adolescente.

    Los estudios indican que los niños con TDAH que no reciben tratamiento acuden con más frecuencia a la sala de urgencias y tienen más probabilidades de presentar lesiones autoinfligidas que aquellos cuyo trastorno es tratado. Los adolescentes con TDAH que no reciben tratamiento son más propensos a correr riesgos, tales como conducir en estado de ebriedad, y presentan el doble de accidentes vehiculares que los que sí lo reciben.

    Los adultos y el TDAH

    Los estudios sugieren que alrededor del 4% de los adultos puede padecer el trastorno de déficit de atención con hiperactividad. En ellos, los síntomas del TDAH son los mismos que en los niños, pero pueden manifestarse de una manera un tanto diferente. Los adultos con TDAH pueden ser malos para administrar su tiempo y tener dificultad para realizar más de una tarea al mismo tiempo, se impacientan con la inactividad y evitan realizar actividades que exijan una concentración continua.

    Un diagnóstico de TDAH en un adulto se da únicamente cuando se sabe que algunos de los síntomas se manifestaron en la infancia, por lo general antes de los siete años.

    “Para algunos adultos, un diagnóstico de TDAH puede traer una sensación de alivio”, afirma la Dra. Farchione. Recibir un diagnóstico les permite a los adultos comprender el motivo de sus problemas, y el tratamiento puede ayudarlos a afrontar los desafíos de una manera más eficaz.

  • Este artículo está disponible en la página dearticulos para el consumidor de la FDA.

NO COMMENTS

LEAVE A REPLY